martes, 15 de septiembre de 2015

Mascotas. Agapornis o pájaro del amor.

Hablamos hoy de mascotas en Thader Tendencias y es que con la vuelta al cole y el inicio del nuevo curso muchos peques piden un animal que les haga compañía, idea que bien pensada les servirá para adquirir conciencia del significado de la palabra responsabilidad, además de crear un vínculo especial de afecto y cariño con la especie elegida.
Un buen comienzo puede ser un ave como el agapornis, ya que no requiere un excesivo cuidado aunque es indudable que hay que prestarles atención, pero los niños podrán encargarse de alimentarlos y jugar con ellos.
 
Agapornis

Los agapornis pertenecen a la familia de los loros, de menor tamaño, miden entre 13 y 17 centímetros y provienen del continente africano.
Tienen un carácter afable y muy sociable, se dejan coger con facilidad y les encanta jugar.
Si después de leer este post piensas seriamente en hacerte con uno, permítenos recomendarte que adquieras una pareja que no estén emparentados, macho y hembra, ya que tienen un vínculo muy fuerte entre ellos y serán más cariñosos que viviendo solos, por algo son conocidos como el pájaro del amor.
Además, conviene, que los saques de la jaula de vez en cuando, así se familiarizarán con el entorno, pero cuidado con las ventanas y puertas abiertas, seguramente sobrevivirían en el exterior en caso de que escapasen, mas no resultaría adecuado para nuestro ecosistema.

Pareja Agapornis
La alimentación adecuada para un agapornis será la compuesta por pienso especial para su especie y frutas y verduras cortadas en trocitos pequeños que les daremos mínimo tres veces por semana.
En cuanto a higiene y cuidados, es recomendable visitar al veterinario, como experto profesional te aconsejará sobre salud y vacunación.
Y qué necesitas para que tu pareja de agapornis viva con un nivel óptimo de confortabilidad, pues en Kiwoco lo tienes todo, empezando por una jaula de amplias dimensiones, siempre rectangular o cuadrada, en general, a todas las especies de aves les ponen muy nerviosas las jaulas redondas porque no consiguen encontrar un punto de referencia en el que sentirse seguros, así que por muy bonita que sea una jaula redonda descártala.

Kit Agapornis KIwoko
La jaula debe permitirle extender las alas y hacer ejercicio y los barrotes que cuenten con una separación tal que no puedan aprisionarle el pico o las garras.
Sitúa la jaula en un lugar tranquilo, alejado de corrientes de aire, humedad y calor excesivo, en cuanto a la altura que no quede por encima de su nivel de visión.
Las perchas o columpios son importantes a la hora de posarse, balancearse y practicar ejercicio, mejor de madera y de distintos grosores. Se colocarán a una altura media en los extremos de la jaula, pero no encima del comedero o bebedero, ya que los excrementos del agapornis pueden ir a parar a los mismos.
Imprescindibles son el comedero y bebedero, uno por cada ejemplar de agapornis que viva en la jaula.
Una tina de agua para bañarse es importante, con agua limpia y fresca y algún juguete para distraerse.
Finalmente y lo más importante, cariño y dedicación, un agapornis tiene una vida media de 10 a 15 años, así que si no estás dispuesto a ser fiel a un compromiso tan largo, mejor optar por una animal con una esperanza de vida menor.

¿Que te parece un pájaro como mascota?
¿Conoces al agaporni?