jueves, 3 de abril de 2014

Guiso de albóndigas de bacalao. Receta Especial Cuaresma Murciana.

Porque comer es un placer y además de tendencia inauguramos hoy la sección "Gastro" en Thader Tendencias, una cita bimensual en la que os daremos recetas, ideas, descubrimientos y cualquier cosa relacionada con el mundo de la gastronomía.
Y ya que estamos en Cuaresma nos ha parecido interesante hablar de un guiso típico murciano, las albóndigas de bacalao con aletría, que se cocina y consume fundamentalmente en estas fechas, much@s de vosotros lo conoceréis e incluso lo habréis probado, pero como nuestro objetivo es que no se pierdan las tradiciones os ponemos  la receta, es más fácil de lo que parece, ya veréis...

Lo primero que vamos a hacer es contaros de dónde viene este plato tan popular de nuestra cocina, pues bien, como muchos otros guisos fueron los huertanos quienes lo empezaron a preparar, usando lo mejor que les daba la tierra y añadiendo bacalao en salazón, uno de los pescados más consumidos en Murcia desde antiguo por su facilidad para encontrarlo en óptimas condiciones de conservación.
Después de esta breve introducción a la historia de nuestro plato protagonista de hoy vamos ya con los ingredientes para poder cocinarlo, tomad nota:

Guiso Bacalao Murcia
Para las albóndigas necesitáis: 400 gramos de bacalao desalado, mejor si viene desmigado, 4/5 huevos, perejil, piñones, dos dientes de ajo y pan rallado, lo ideal es que usáis la miga de un pan del día anterior, pero el pan rallado que viene  envasado también sirve.
Comenzaremos preparando las albóndigas, para ello el bacalao deberá estar en remojo durante 24 horas, cambiando en este tiempo un par de veces el agua, después quitaremos espinas y piel y lo desmigaremos.
Llega el momento de hacer la mezcla, en un bol ponemos el bacalao desmigado, los dientes de ajo y el perejil picado (mejor a cuchillo) y los huevos, amasamos bien.
Añadir el pan rallado, unas hebras de azafrán y los piñones. Cuidado a la hora de salpimentar, no nos pasemos. Volver a amasar.
Cuando tengamos la masa lista formaremos bolitas con dos cucharas o con la mano, como prefiráis, y las freiremos en abundante aceite de oliva, doramos y sacamos.
 
Albóndigas Bacalao Fritas
 
Y así  es como deben quedar las albóndigas fritas, lo que sí os vamos a revelar es un secreto de abuela para que os salgan exquisitas, esponjosas y muy, muy suaves. Probad a hacerlas de las dos maneras y nos contáis.
El secreto es cocer un puñado de garbanzos, machacarlos y añadirlos a la masa, nosotros las hemos probado y no tenemos palabras para describir lo riquísimas que están.
 
Guiso Bacalao Murcia
La base del guiso es el sofrito, utilizad parte del aceite con el que habéis frito las albóndigas para hacerlo, primero las alcachofas, limpias y en cuatro trozos, cuando estén doradas las apartamos y ponemos el tomate rallado, la cebolla, pimiento rojo y una pizca de pimentón.
Mientras se hace el sofrito ponemos una olla con agua a hervir y un poco de colorante alimentario, si el agua de vuestra zona contiene mucho cloro utilizad mineral envasada.
Pelar las patatas y cortarlas en cachelos, añadir a la olla junto con el sofrito, las alcachofas y las albóndigas.
Según el tipo de olla que utilicéis el tiempo de cocción será mayor o menor, en una rápida alrededor de 20-25 minutos a fuego medio, rectificar de sal, y en los últimos diez minutos agregar los guisantes y la aletría.
El resultado lo tenéis en la imagen de arriba, os ha abierto el apetito, ¿verdad? Pues manos a la obra con esta receta tan nuestra.

¿Conocíais el guiso de albóndigas de bacalao? 
¿Se hace en vuestra casa por estas fechas? 
¿La receta es la misma o varía alguna cosa?

Las imágenes del guiso terminado pertencen al blog Cuchillito y Tenendor, os recomendamos visitarlo.